Los obispos de Brasil reconocen a las CEBs como fuerza del Reino ante la crisis social del país

Mensaje de los obispos brasileños a la Intereclesial de las CEBs

El Papa Francisco, Monseñor Geremias Steinmetz, las comunidades eclesiales de base, son sólo un ejemplo de una sociedad y una Iglesia elitista, intolerante y distante cualquier espíritu evangélico

 Entre los 3.300 delegados presentes en el Intereclesial de Londrina, celebrado de 23 a 27 de enero, se encontraban 60 obispos, que coincidiendo con el final del encuentro escribieron una carta no sólo a todos los presentes, sino también a la Iglesia de Brasil, donde muestran “la alegría que nace de nuestro corazón de pastores, por este encuentro”.

Durante el encuentro se lanzaron algunas acusaciones lanzadas en la plataforma You-Tube, por grupos ultraconservadores de Londrina, atrás de las cuales también existen tienen intereses políticos, contra el Arzobispo local, actitud repetida varias veces en los cincos meses que Monseñor Geremias Steinmetz sirve como pastor en la Archidiócesis. Monseñor Severino Claesen, Presidente de la Comisión Episcopal Pastoral para el Laicado, antes de leer la carta le decía a su colega: “No te dejes vencer por el mal, sino que vence el mal a fuerza de bien”.

Los ataques también fueron contra las propias comunidades eclesiales de base, ante lo que los obispos presentes afirman en la carta que los temas, “en la forma en que fueron tratados, expresan sintonía con las Directrices Generales de la Acción Evangelizadora de la Iglesia en Brasil y con el mensaje del Papa Francisco dirigido a este encuentro”.

En la misma dirección, la carta afirma que “en este encuentro, conducido con celo pastoral por la Ampliada Nacional de las CEBs y por la Archidiócesis de Londrina que, cordialmente, lo acogió, dimos testimonio de la espiritualidad y la vitalidad de las CEBs, manifestadas en los momentos vibrantes de oración y celebración”. En ese sentido, lejos de lo que muchos puedan pensar y quieren alimentar, los obispos presentes muestran el deseo de “continuar acompañando, evaluando y apoyando el desarrollo de las CEBs”.

Los obispos descubren en las CEBs la presencia de “una Iglesia misericordiosa, profética y misionera, dedicada a la formación, especialmente de cristianos laicos y laicas, como sujetos en la vida eclesial y social”, aspectos que están en la línea de lo que el Papa Francisco pide constantemente para la Iglesia. Ellos destacan “los testimonios de vida cristiana compartidos en el 14º Intereclesial, que son señales de la fuerza de su Reino en medio de la crisis profunda de la sociedad brasileña”.

En comunión con el Año Nacional del Laicato, los obispos subrayan “el protagonismo laical vivido en el proceso de este encuentro”, y piden “difundir ampliamente las acciones señaladas por este encuentro y la gran esperanza, por él revitalizada de volver nuestra sociedad más solidaria, justa y saludable”.

La respuesta de las más de cinco mil personas presentes en la misa de clausura a la lectura del mensaje episcopal fue unánime, un largo y caluroso aplauso a la carta y sobre todo al pastor de una Iglesia que está siendo calumniado injustamente por quienes se sienten dueños de la verdad y les molesta una Iglesia que se sitúa al lado de los más pobres.

El Papa Francisco, Monseñor Geremias Steinmetz, las comunidades eclesiales de base, son sólo un ejemplo de una sociedad y una Iglesia elitista, intolerante y distante cualquier espíritu evangélico. Es el precio a pagar, el mismo de Aquel que fue crucificado por enfrentarse al poder establecido.

Carta de los obispos presentes en el 14º Intereclesial de las Comunidades Eclesiales de Base

Nosotros, los 60 obispos presentes en 14º Intereclesial de las CEBs, en Londrina – Paraná, de 23 a 27 de enero de 2018, nos dirigimos a nuestros hermanos y hermanas en la fe, para dar testimonio de la alegría que nace de nuestro corazón de pastores, por este encuentro que congregó a 3.300 delegados y delegadas de Archidiócesis, Diócesis y Prelaturas de Brasil, así como invitados de otras iglesias, religiones y entidades, inclusive de otros países.

El tema de este Intereclesial, “CEBs y los desafíos en el Mundo Urbano”, y su lema, “Yo vi y oí los clamores de mi pueblo y bajé para liberarlo” (Ex 3,7), en la forma en que fueron tratados, expresan sintonía con las Directrices Generales de la Acción Evangelizadora de la Iglesia en Brasil y con el mensaje del Papa Francisco dirigido a este encuentro, deseando “que las Comunidades Eclesiales de Base puedan ser, en la sociedad y Nación brasileña, un instrumento de evangelización y de promoción de la persona humana”.

En este encuentro, conducido con celo pastoral por la Ampliada Nacional de las CEBs y por la Archidiócesis de Londrina que, cordialmente, lo acogió, dimos testimonio de la espiritualidad y la vitalidad de las CEBs, manifestadas en los momentos vibrantes de oración y celebración. Sentimos pulsar muy fuerte en nuestros corazones el apelo de Dios para continuar acompañando, evaluando y apoyando el desarrollo de las CEBs, con el compromiso de ser, en comunión con Cristo, una Iglesia misericordiosa, profética y misionera, dedicada a la formación, especialmente de cristianos laicos y laicas, como sujetos en la vida eclesial y social (cf. Doc. 105 da CNBB).

Alabamos y bendecimos a Dios por los testimonios de vida cristiana compartidos en el 14º Intereclesial, que son señales de la fuerza de su Reino en medio de la crisis profunda de la sociedad brasileña. En el espíritu del Año Nacional del Laicado que estamos realizando, suplicamos a Dios que el protagonismo laical vivido en el proceso de este encuentro, pueda manifestarse todavía más intenso en todas las situaciones desafiantes de nuestro país, especialmente del mundo urbano, en las cuales las CEBs se hacen presentes y actúan, anunciando la “alegría del Evangelio”.

Pedimos valentía a los participantes del Intereclesial, con el apoyo, sobretodo de ministros ordenados y miembros de la vida religiosa, a difundir ampliamente las acciones señaladas por este encuentro y la “gran esperanza”, por él revitalizada de volver nuestra sociedad más solidaria, justa y saludable, contando con la bendición de Dios y la protección de nuestra madre, María.

Londrina, 27 de enero de 2018.

En nombre de todos los obispos presentes:

Don Severino Clasen, OFM – Presidente de la Comisión Episcopal Pastoral para el Laicado
Don Guilherme Antônio Werlang, MSF – Presidente de la Comisión Episcopal Pastoral para la Ación Social Transformadora
Don Geremias Steinmetz – Arzobispo de la Archidiócesis de Londrina – Paraná

Por Luis Miguel Modino

fonte www.periodistadigital.com/religion/america

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *