Las CEBs agradecen al Papa su trabajo por “una Iglesia sinodal, misionera, de la escucha”

Nos sentimos apoyados por sus palabras, testimonio, y creemos que la alegría del Evangelio nos encamina para una tierra sin males, sin injusticias y sin persecución

Las CEBs son parte de la Iglesia que el Papa Francisco quiere hacer realidad, una Iglesia en salida, presente en las periferias, que no tiene miedo de accidentarse, herirse y mancharse por salir a la calle. Los participantes del 14º Intereclesial de las Comunidades Eclesiales de Base, celebrado en Londrina, de 23 a 27 de enero, le han enviado una carta al Obispo de Roma en la que “agradecemos de corazón el mensaje que Usted nos envió”.

En la misiva, los delegados y delegadas del Intereclesial, le hacen partícipe de quienes estuvieron presentes, destacando la figura del presidente del episcopado brasileño, Cardenal Sergio da Rocha, y reconocen la importancia del mensaje del Papa Francisco, a quien consideran hermano, pues “nos revigora y nos da valentía para proseguir en la vivencia evangélica de una Iglesia pobre y de los pobres”.

Las CEBs, tantas veces perseguidas y descalificadas, muchas veces por los mismos que tienen actitudes similares con el Papa Bergoglio, reconocen que “nos sentimos apoyados por sus palabras, testimonio, y creemos que la alegría del Evangelio nos encamina para una tierra sin males, sin injusticias y sin persecución”, palabras que ayudan a continuar haciendo realidad una sociedad y una Iglesia con una nueva mirada, sobre todo para los que sufren las consecuencias de un mundo urbano desigual.

Una Iglesia sinodal, ministerial, misionera, en salida, una iglesia de la escucha de los clamores y desafíos que nos llegan del mundo urbano en el campo y en las ciudades, de las periferias geográficas y existenciales, de los pueblos indígenas y descendientes de esclavos y de todos los pueblos”, muy diferente de una Iglesia que impone y excluye, de la que algunos tienen demasiada nostalgia y que Francisco se empeña, con sus actitudes y palabras, en dejar atrás. Las CEBs, renovadas “con nuevo ardor”, quieren colaborar en esa misión.

Unidas en la oración al Obispo de Roma, las comunidades eclesiales de base, le piden que, en referencia a la Iglesia, que “continúe renovándola en la propuesta del Concilio Ecuménico Vaticano II“, mostrándose dispuestas “a apoyar y a colaborar con la REPAM y el sínodo para la Amazonia en 2019”.

Carta del 14º Intereclesial de CEBs al Papa Francisco

Yo vi los gritos de aflicción de mi pueblo, oí sus clamores y bajé para liberarlo” (Ex 3, 7ss)

Al hermano
Papa Francisco

Nosotros, los 3.300 delegados y delegadas, participantes del 14º Intereclesial de CEBs, los días 23 a 27 de enero de 2018 en la Archidiócesis de Londrina – Paraná, Brasil, acogidos calurosamente en las comunidades por las generosas familias, por el secretariado del encuentro y su pastor diocesano Monseñor Geremias Steinmetz, agradecemos de corazón el mensaje que Usted nos envió, por medio del Secretario de Estado del Vaticano, Cardenal Pietro Parolin.

Se hicieron presentes en el encuentro Monseñor Sergio da Rocha, cardenal arzobispo de Brasilia y presidente de la CNBB, diversos obispos y arzobispos, religiosos y religiosas, presbíteros, diáconos, lideres laicos de las CEBs, representantes de las iglesias del CONIC, latinos, europeos, lideres de los pueblos originarios y tradicionales, en una verdadera experiencia ecuménica.

Su mensaje nos revigora y nos da valentía para proseguir en la vivencia evangélica de una Iglesia pobre y de los pobres. Nos sentimos apoyados por sus palabras, testimonio, y creemos que la alegría del Evangelio nos encamina para una tierra sin males, sin injusticias y sin persecución.

Vivimos en estos días la experiencia de una Iglesia sinodal, ministerial, misionera, en salida, una iglesia de la escucha de los clamores y desafíos que nos llegan del mundo urbano en el campo y en las ciudades, de las periferias geográficas y existenciales, de los pueblos indígenas y descendientes de esclavos y de todos los pueblos.

En la alegría del encuentro, en el intercambio de experiencias y en el abrazo fuimos revitalizados y fortalecidos en la fe y en el compromiso de la misionariedad y del discipulado. Retornamos para nuestros hogares y comunidades con nuevo ardor.

Estamos en oración por la ardua misión que le fue confiada para que fortalecido, como pastor y representante de nuestra Iglesia, continúe renovándola en la propuesta del Concilio Ecuménico Vaticano II y nos disponemos a apoyar y a colaborar con la REPAM y el sínodo para la Amazonia en 2019.

Con el abrazo fraterno de todos los integrantes de la caminada y presentes en el 14º Intereclesial de CEBs de Brasil, asegurando nuestras oraciones y pedindo su bendición.

Londrina- Paraná, 27 de enero de 2018.

Luis Miguel Modino, Brasil

Fonte: http: www.periodistadigital.com

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *